TURISMO SOSTENIBLE

Aldea do Mazo es el resultado de un Proyecto de Turismo Sostenible

La principal característica y la propuesta de valor de Aldea do Mazo es su total autonomía y dedicación exclusiva al servicio del turismo. Es pues, todo un conjunto rural de 1.500 m. de construcción sostenible e integrada en 2 hectáreas de naturaleza exhuberante y silenciosa, desde donde descubrir la magia del “último bosque gallego”, O’Courel.

Este espacio único, además de la oferta de rutas de inmensa belleza para  senderistas, está adaptado para la realización de eventos de diversas tipologías. La gran ventaja y diferenciación de Aldea do Mazo es la posibilidad de poder disfrutar de todo este entorno de una forma exclusiva, sin interrupciones, sin ningún otro contacto externo que no sea la propia naturaleza, proporcionando al visitante una experiencia de paz profunda y una sensación de estar en armonía interior y, a la vez, en conexión con el exterior.

 

UNA ALDEA TRANSFORMADA EN UN PROYECTO VITAL

Hacía más de 25 años que la aldea estaba abandonada y en ruinas, cuando  los actuales propietarios decidieron convertirla en su proyecto vital. Enamorados del entorno único, por su belleza natural, el silencio que todo lo inunda y la paz que se respira, han sabido respetar su autenticidad y esencia de forma coherente con el medio ambiente donde está inmersa.

La rehabilitación integral de Aldea do Mazo se  ha realizado preservando  todos los elementos de la arquitectura popular de O Courel.

En el valle del río Pequeno, entre bosques centenario

La Aldea emerge pues, de forma natural, sin distorsión alguna, en el valle del río Pequeno, entre bosques centenarios, donde los ancianos castaños ofrecen una callada y continua invitación a la sombra de su copa, para escuchar los gorjeos de sus alados habitantes y deleitarse con el murmullo del frescor del límpido río que da vida a todo.

Una construción de piedra del siglo XVII

La rehabilitación integral de Aldea do Mazo se  ha realizado preservando  todos los elementos de la arquitectura popular de O Courel.  O Mazo es una construcción de piedra del siglo XVII. Su nombre proviene del “mazo”, que se utilizaba para machacar el hierro.  Se transportaba el agua desde el río Pequeno, que pasaba por una presa artificial al interior del mazo. La fuerza del agua movia las aspas y así accionaba el mazo para conseguir su función.

Hoy en día, tras su total rehabilitación, Aldea do Mazo se sigue basando en energías sostenibles para su acondicionamiento y mantenimiento. De esta manera, se utiliza la energía solar para obtener agua caliente y  para climatizar la piscina. Los hornos de leña recuperados, así como la parrilla, también de leña, son la base principal de la cocina autóctona que ofrece el restaurante.

Las construcciones de la aldea respetan la arquitectura popular del Courel y en ellas se han tenido en cuenta aspectos sostenibles como el empleo de materiales locales, principalmente la piedra y la madera, que contribuyen a su aislamiento térmico y acústico.

Los jardines sostenibles son una prolongación de la propia naturaleza que respetan la orografía del Courel y llegan la aldea rural con sus plantas,  regatos, fuentes y pozas, donde  cantan  ranas,  bailan libélulas y  se bañan pájaros mientras trinan…

Aldea do Mazo constituye un proyecto de turismo sostenible innovador, puesto que está exclusivamente dedicada a todos aquellos que buscan un espacio único para actividades turísticas, ya sean de desarrollo personal o empresarial, pero todas con un nexo común: el encuentro con el silencio y la naturaleza para la obtención de una mayor conexión con el cuerpo, la mente y el alma.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies